28 de junio de 2013

Reseña - La Vida de Pi (Life of Pi)


¡Buenos días lectores!

 Ya está aquí, la reseña de "La vida de Pi". Me es imposible hacer la reseña sin hacer referencia a ciertas partes del libro, sobre todo a su controvertido final, pero en ningún momento hago verdadero spoiler. Son solo referencias para hacer constatar qué es lo más importante y por qué todo lector que se precie debería dedicarle unas horas de su vida a esta magnífica historia. 
 Tengo que decir que lo he leído en inglés. Esto es importante debido a las malas críticas que parece haber en la red dedicadas a la traducción del libro al español, obra de Bianca Southwood, cuyo idioma nativo es el inglés y no el castellano. Yo no he tenido que sufrir esa mala traducción así que no puedo juzgarla. Lo mismo parece haber pasado con la película, cuyo doblaje me parece bastante pobre.

                                               
Título: Life of Pi

Autor: Yann Martel
Editorial: Canongate
Páginas: 319
Precio: 7.99 £.


SINOPSIS
 (traducción realizada por mí misma de la edición original en inglés de Canongate) 

 Tras el trágico naufragio de un carguero, un solitario barco salvavidas continúa a la deriva por el salvaje y azul océano Pacífico. Los únicos supervivientes del naufragio son un chico de 16 años llamado Pi, una hiena, una zebra (con la pierna rota), un orangután hembra... y un tigre de Bengala de 200 kilos. Se abre el telón para uno de los trabajos de ficción más extraordinarios de los últimos años. 

OPINIÓN PERSONAL

 Como no tengo palabras lógicas para empezar, comenzaré describiendo el sentimiento que este libro ha dejado en mí, con la esperanza de que poco a poco lo demás vaya llegando solo. Y es un sentmiento muy difícil de describir... quizá podríamos decir que es justo lo contrario a la indiferencia. La historia se aferra a una parte de tu mente y nunca la suelta. Para mí ha sido una lectura impresionante, macabra, terrorífica y a la misma vez muy hermosa... Probablemente uno de los mejores libros que he leído en toda mi vida. 

 Y sobre todo, es una historia que me ha dejado con un doble sabor de boca. Uno muy dulce, y otro muy amargo. Los plátanos flotan y eso quiere decir que ese sabor de boca dulce quizá sea real. Pero da igual, porque el sabor amargo, una vez probado, no se olvida, así que sea como sea, ambas opciones quedan muy presentes en la mente del lector. Ambas son tan ciertas como falsas.

 Empecemos por el principio. El inicio del libro se me hizo un poco lento. Los primeros capítulos narran la vida del protagonista durante su etapa de niño. Y aunque algunas escenas resultan ser tremendamente graciosas, hay secciones que se vuelven casi aburridas. Pero eso son sólo unos pocos capítulos, aquellos en los que se nos cuentan las inclinaciones religiosas de Pi. 

  Desde el momento en el que el barco se hunde hay una sucesión de capítulos que te enganchan casi violentamente, sucediéndose momentos increíblemente ingeniosos con otros casi demasiado macabros, hasta el punto de que en ciertos momentos tuve que parar la lectura, hacer un fuerte ejercicio de contención debido a las náuseas que sentía, y después continuar leyendo con un ojo cerrado. Puesto que acabo de ver la película, voy a atreverme a hacer una doble crítica comparando la una y la otra. La película gana al libro en belleza. Pero se queda corta, MUY corta en la descripción de las escenas más macabras. Hay párrafos llenos de palabras empeñadas en darnos la visión más visceral de la realidad a la que tiene que enfrentarse Pi. Pero resulta que ese lado animal del ser humano está muy presente en cada uno de nosotros, y el lector, a pesar de sufrir junto con su protagonista, no puede dejar de leer, aunque solo sea para ponerle fin a la agonía, buscando el deseado rescate. Y aquí viene el problema de la novela. La realidad de la novela es tan fuerte que traspasa las páginas, y también la pantalla en el caso de la película. Y puesto que esa realidad es tan fuerte, el lector más crédulo se sentirá incluso enfadado al llegar al final, tal y como a mí me pasó.

 He leído por ahí muchas opiniones diferentes sobre el final de esta historia, y me parece que hay un patrón que se repite una y otra vez. A los que vieron la película sin conocer la historia, parece que el final les encanta, que la explicación final que ofrece Pi le da sentido a toda la historia, y que de hecho, sin ese giro argumental en los últimos 5 minutos, no les habría gustado tanto.
 A mi, sin embargo, y a otros lectores del libro (léanse críticas como esta ), ese giro argumental les molestó sobremanera, hasta el punto de que yo prácticamente lo rechazo, actúo como si el autor jamás hubiese escrito esas palabras. Hoy mismo he mantenido una conversación con un amigo sobre ese final. Él se lo ha tomado al pie de la letra, como muchos otros, incluso me ha preguntado si acaso yo no había comprendido el final, dado que no coincidía con él. No creo que sea cuestión de "comprender". Aunque una parte de mi acepta la gran posibilidad de que lo que él dice sea cierto, dado el número de coincidencias y maravillosas metáforas, a otra parte de mí literalmente le duele que lo sea. No quiero, me niego. Y estoy segura de que en cierto modo, eso es porque dos horas de película no pueden jamás hacerte sentir tanta empatía y hasta cariño por ciertos personajes que las 300 páginas de un libro. 

Le doy un 9/10. Es de obligatoria lectura y no dejará indiferente a nadie, eso es seguro. 
¡Cuidado! Lo que digo a continuación sí es spoiler.
 La historia racional no es la que se nos muestra. ¿Por qué me tengo que creer algo que alguien me cuenta en dos o tres minutos después de haber visto o leído con mis propios ojos otra historia durante horas (o días)? Lo difícil tendría que ser creerse esta segunda versión, ¿no? ¿Por qué tendría que ser más verosímil la segunda historia? ¿Porque es más razonable? ¿Y qué?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada