21 de junio de 2013

El Hombre de Acero (The Man of Steel)

 Acabo de salir del cine, y lo primero que he hecho ha sido venir a casa y sentarme frente al ordenador a escribir. WOW!
 Pero antes de comenzar, siento la necesidad de escribir los siguientes comentarios, corriendo el riesgo de perder con ellos toda la seriedad y el respeto:

1.       Es increíble las veces que Manhattan ha sido destruida, de las maneras más inimaginables y perversas. ¿Cómo les da tiempo a reconstruir todos esos edificios tan rápido?
2.       Es increíble la cantidad de veces que Lois Lane necesita ser salvada. Me pregunto cómo ha podido llegar intacta a esa edad, al menos teniendo en cuenta que antes no conocía a Clark Kent.
3.       Si dios no es omnipresente, desde luego Lois Lane sí lo es.
4.       Qué guapo es Henry Cavill.

 Habiendo ya satisfecho esa necesidad, me pongo en serio con la crítica. ¡Qué maravilla! No tenía ni idea de que esta película iba a ser estrenada hasta que vi el trailer cuando fui al cine a ver el Gran Gatsby. En dos segundos, el trailer consiguió hacerme parar la conversación que tenía en ese momento con el amigo a mi lado. En 10 segundos, me hizo pensar “bueno, ya sé cual va a ser la próxima película que voy a ver”, y cuando terminó, por unos momentos olvidé que yo había ido al cine esa noche a ver otra película. No me podía quitar de la cabeza al guapísimo Cavill, girando su rostro hacia el sol, con la voz de Russell Crowe de fondo. Y el contraste del color de esa capa sobre la nieve. Me puso los pelos de punta, me dejó con la boca abierta.
 Hoy, tras haberla visto, puedo decir que ese maravilloso trailer es solo una pequeña porción de la magnificencia que te acompaña durante toda la película. Desde el minuto uno te quedas clavado al asiento, y la sensación te sigue acompañando después, cuando atraviesas las puertas de salida escuchando aún la maravillosa banda sonora. Y es que quizá la música haya tenido MUCHO que ver. Es épica, como todo en la película. Yo no soy muy de superhéroes, aunque con Superman si he tenido contacto desde pequeña, sobre todo por las series televisivas. Pero es cierto que muchas adaptaciones de superhéroes a la gran pantalla repelen a las chicas en el momento que el director decide que la prioridad de la película sean los puñetazos y las explosiones. En esta los hay, de hecho en algún momento me han parecido excesivos, pero comprendo que se debe satisfacer al fan de toda la vida. Sin embargo, aunque los haya, el director logra conjugar de manera magnífica el aspecto “friki” de la historia con el lado épico, solemne, y es eso lo que hace a esta película tan especial. Nunca te dan ganas de reírte, a pesar de que lo que te muestran, en manos de otros realizadores, le habrían sacado carcajadas a más de uno. Aquí lo que te dan son ganas de aplaudir. La historia es magnífica. Ese Superman niño, con problemas en el colegio. El Superman adolescente que prefiere marcharse de las peleas, a pesar de que podría aplastar al borracho de turno de un puñetazo. Los constantes flashbacks son maravillosos.
 Y por supuesto, una magnífica realización no puede conseguir mucho sin una magnífica interpretación de sus protagonistas. Y aquí todos cumplen su papel a la perfección, a destacar como ya ha dicho más de uno Rusell Crowe, verdadero padre de Kal-El , y el propio Superman. De verdad que me muero de ganas por volver a ir a verla.
Aunque por supuesto no es todo perfecto. En efecto hacia el final hay demasiada destrucción de edificios. Y hay un par de escenas que no me cuadran. La escena “Twister” no me emocionó, que era para lo que estaba pensada, porque no es creíble. No puedo decir más sin hacer spoiler. Tampoco me enteré muy bien de cómo se resuelve el final, la explicación es cortar y difusa, y me pareció simplemente la excusa necesaria para luchar contra los malos de la película. ¡Y he echado de menos los calzoncillos! Por otro lado, esto es un detalle pero en su momento me molestó. Hay dos momentos en la película en los que los "alienígenas" dan referencias de tiempo. En una dicen "24horas". Lo entiendo, porque están dirigiéndose a una humanidad que mide su tiempo así. Pero cuando Zor-El le dice a Superman "llevo 33 años buscándote".... me chirriaron los oídos. ¿No podían haber dicho 33 años terrestres? ¿O llevo no se cuánto tiempo buscándote, pero medido de acuerdo a su baremo? No me cuadra.

 Pero a pesar de esos detalles sin importancia, de verdad que yo salí del cine con la sensación de haber visto una nueva obra de arte, independiente a las demás adaptaciones. Una película que no tiene nada que ver con lo que había visto anteriormente, y que por supuesto merece estar entre las mejores del año. 

Pd. La primera vez en mi vida que oí hablar de Henry fue en el foro de la página web crepúsculo-es.com, creada hace unos años por Javier Ruescas. Recuerdo que yo tendría 17 añitos para la fecha, y antes de que salieran las películas, las fans ya estábamos haciendo conjeturas sobre quién sería nuestro por entonces adorado Edward Cullen. Por aquel entonces, pensé que Henry era literalmente demasiado guapo, y que para Edward a mi me gustaría alguien menos guapo y más sexy.
 Pues me alegro de que finalmente fuera Robert Pattinson el elegido, porque Henry no habría sido entonces seleccionado para ser Superman. Y el ES Superman, su viva imagen, el Superman definitivo para mi gusto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada